Doctor, a mi hijo le duele el oído

Una de las consultas habituales, tanto en la guardia como en el consultorio del pediatra, es el dolor de oídos. La causa más frecuente, aunque no la única, de dolor de oídos es la otitis media aguda, especialmente en niños entre 1 y 3 años de edad.

¿Qué es la Otitis media aguda?

Aclaremos algunos conceptos. La Otitis Media Aguda (OMA) es la inflamación del oído medio (que es como una pequeña caja ubicada detrás del tímpano), habitualmente provocada por una infección, que dura poco tiempo, el dolor suele ceder en 2 a 3 días, aunque la resolución completa del cuadro puede durar entre 1 y 3 semanas.

Imaginemos al oído como una casa, donde hay un pasillo de entrada (oído externo), una puerta (el tímpano), el living (oído medio) y un cuarto a continuación del living (oído interno), donde se encuentra un órgano (órgano de Corti), que nos permite oír y mantener el equilibrio.

La mayoría de las infecciones del oído son provocadas por bacterias y un porcentaje menor, por virus. En casi todos los casos, las otitis aparecen como una complicación de un resfrío o de un catarro viral.

¿A quiénes afecta?

Antes de los 3 años, la gran mayoría (75%) de los niños tuvo al menos un episodio de Otitis Media Aguda, e incluso el 30% ya tuvo 3 o más episodios.
Entre los motivos que pueden predisponer a que un niño tenga Otistis Media Aguda más frecuentemente, podemos mencionar los siguientes factores de riesgo (mencionamos los más importantes):

  • Concurrir a jardín maternal o de infantes.
  • La presencia de humo en la casa (tabaco, sahumerios, braseros)
  • El uso de mamadera o chupete.
  • Que el primer episodio haya sido durante el primer año de vida.

Importante tener en cuenta: La alimentación a pecho, por el contrario, protege a los niños de padecer una OMA.

¿Por qué se infecta el oído medio?

Los gérmenes llegan al oído medio desde la nariz y la garganta del niño a través de un tubito, llamado Trompa de Eustaquio, que va de las fosas nasales al oído medio, cuya función es ventilar al oído. Esta trompa tiene varias diferencias en estructura y función respecto a la del adulto (es más corta y horizontal en el niño), por eso las Otitis medias agudas son más frecuentes en la infancia que en la vida adulta.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Dolor de oído, lo más frecuente.
  • Irritabilidad, en los más pequeños.
  • Fiebre, en la mitad de los casos.
  • Salida de pus por la oreja (supuración)
  • Vómitos y diarrea.
  • Rechazo del alimento

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Para saber qué pasa detrás del tímpano, el pediatra mira a través de un aparato llamado otoscopio (que tiene una luz y una lupa en su interior), en caso de OMA, podrá ver la membrana del tímpano abombada y pus detrás de la misma.

Tímpano con OMA

Otras enfermedades también pueden producir los mismos síntomas, como fiebre y catarro, pero cuando sale pus del oído, lo más probable es que sea por una otitis.
Tímpano Normal

¿Cómo se trata?

El dolor se trata con analgésicos (ibuprofeno, paracetamol, dipirona), que además ayudarán a bajar la fiebre si está presente. En algunos casos, el pediatra puede optar por dar sólo analgésicos y no usar antibióticos, el 80% de las Otitis Medias Agudas se curan sin antibióticos. En el caso de optar por indicar antibióticos, la duración del tratamiento varía entre 7 a 10 días.

¿Qué pasa con la audición?

En el momento en que el niño tiene una OMA, la audición en ese oído estará un poco disminuida, ya que en el oído medio hay pus en vez de aire, lo que dificulta la transmisión del sonido. Esta disminución de la audición es leve y pasajera, se recupera normalmente en pocos días.

En caso de tener OMA muy frecuentes, entre cada episodio suele persistir un líquido claro (no pus) en el oído medio, pero esto suele solucionarse espontáneamente a medida que el niño crece y mejora la función de la trompa de Eustaquio. Es excepcional, aún en niños que tienen episodios de OMA reiterados, que queden problemas de audición importantes en forma definitiva.

Recomendaciones para prevenir la OMA

  • No fumar en el hogar.
  • No usar sahumerios.
  • Prolongar la alimentación a pecho.
  • Evitar, de ser posible, el chupete y la mamadera.

Mitos y verdades sobre la OMA

  • Tapar las orejas o evitar el viento NO aporta beneficios, ya que la infección llega al oído desde la nariz
  • El niño no debe sumergir la cabeza en el agua (cuando se baña o en la pileta), solamente lo podrá hacer tapándose la nariz.
  • No es necesario usar tapones en los oídos

Estos conceptos son de índole general converse con su médico, le dará consejos aplicables a su caso en particular.

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH